¿Sabes qué es la adenomiosis?

¿Sabes qué es la adenomiosis?


Hablemos de la “endometriosis miometrial”

La adenomiosis es una enfermedad benigna que afecta al útero y que consiste en la presencia de tejido que recubre la cavidad uterina en el espesor del músculo uterino o miometrio.

Al igual que la endometriosis, la adenomiosis se caracteriza por una localización ectópica del tejido endometrial y, últimamente, se están considerando ambas patologías como diferentes expresiones de una misma entidad clínica.

La adenomiosis cursa con un útero aumentado de tamaño que provoca sangrados abundantes, dolor con la menstruación, con las relaciones sexuales o dolor pélvico crónico, e infertilidad.

Hasta la introducción de técnicas radiológicas o los actuales equipos de ecografía, la única forma de diagnóstico era tras una cirugía que afectaba al útero. En el momento actual disponemos de estos procedimientos no invasivos con una alta capacidad de diagnóstico de una enfermedad como ésta.

El tratamiento, al igual que en la endometriosis, es, de base, farmacológico y de tipo hormonal. Sólo aquellas pacientes que presenten unas manifestaciones clínicas que no responden al tratamiento médico son subsidiarias de un tratamiento quirúrgico.

Cuando se desea preservar la capacidad para gestar, el tratamiento quirúrgico debe tener como objetivo eliminar el tejido afectado. Cuando la mujer ya tiene cumplido su deseo genésico, puede recomendarse la extirpación del útero.

Algunos estudios descubren que hasta el 22% de las mujeres con imposibilidad para quedar gestantes presentan adenomiosis. Y esto es debido a varios factores entre los que se encuentra la alteración del tejido que recubre la cavidad uterina en el momento de la implantación y la existencia de pequeñas contracciones en un  momento tan crucial para un embrión como es su llegada al útero.

Los protocolos de tratamiento de reproducción asistida deben adaptarse a las características de cada paciente y, en el caso de una mujer con adenomiosis, debe contar con una adecuada preparación del útero y de su cavidad. Es por ello que se propone realizar inicialmente la estimulación ovárica para captar ovocitos, realizando la fecundación in vitro en ese momento o bien la vitrificación de óvulos y, en un segundo tiempo, centrarse en el tratamiento de la enfermedad adenomiósica.

Dra. Marita Espejo Catena. Directora de Instituto FIVIR