¿Por qué es importante el control de peso para ser mamá?

¿Por qué es importante el control de peso para ser mamá?

Una pareja, en el supermercado

En primer
lugar aprovecho para presentarme: me llamo Vanessa Domínguez Úbeda, soy médico
de familia, técnico en nutrición y dietética y master en psicología clínica. Me
apasiona la medicina y sobretodo la prevención de determinadas enfermedades. En
mi primera entrada en este blog os hablaré del efecto del sobrepeso en la
fertilidad
, un reto que me plantea Instituto FIVIR y que agradezco enormemente.
La obesidad y el sobrepeso afectan claramente a nuestra sociedad, complicando
aún más la ya de por si poco eficaz capacidad reproductiva de los seres
humanos. Es un problema que debería afrontarse como una prioridad sanitaria.
¿Por
qué es importante el control de peso para conseguir una gestación?  Porque el 26% de la mujeres con sobrepeso u
obesidad no pueden tener un embarazo de forma natural. Existen estudios
internacionales que aseguran que un sobrepeso de 10 kilos se relaciona con un
10% de infertilidad. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) más de mil
millones de personas adultas tienen exceso de peso y de ellas, unas 300 son
mujeres obesas, con lo que si calculamos la tasa de infertilidad seria más
elevada según estos casos.
En el
caso de las mujeres obesas, existe en su organismo una mayor cantidad de
células grasas que se depositan en el cuerpo de tal forma que estas células
forman un estrógeno denominado estrona (hormona de la mujer) de una hormona
llamada androstendiona que tenemos en las glándulas suprarrenales que están
encima de los riñones. Como el nivel de esta hormona está más elevada  en las mujeres con sobrepeso que en las mujeres
con peso estable, influye en el ciclo ovárico afectando a la ovulación y por
tanto, a la fecundación.  Esta es la
razón más científica del tema, por un aumento de hormona de forma natural por
las células de la grasa. 
Además,
si una pareja decide realizarse un estudio de fertilidad en una clínica de reproducción
asistida deben tener en cuenta que las células grasas pueden interferir en la
efectividad de la mediación que suelen pautar para estimular el ovario, por lo
que la tasa de éxitos de estos tratamientos también disminuye por los fármacos
que se utilizan y por la afectación hormonal natural que se produce. 
Pero no
todo esto es el final ni somos las únicas que se ven afectadas por la obesidad
y la fertilidad. Los hombres obesos también presentan problemas a la hora de
poder formar espermatozoides y que éstos sean útiles de manera natural o de
manera artificial en un programa de fertilidad. Según el congreso de la
Sociedad Europea de Reproducción Humana y Asistida, la obesidad en el hombre
reduce la concentración de esperma entre un 10% y un 20% y afecta igualmente a
la movilidad de los espermatozoides.
Existen
estudios científicos que demuestran que una dieta baja en calorías junto con
antioxidantes hace que podamos perder peso sin tener efecto rebote. Además,
mejora con el uso de antioxidantes la calidad del ovulo y del esperma. En manos
de un profesional, esta pérdida de peso será segura y sostenida. Y con un paso
tan sencillo se mejora el pronóstico de fertilidad. ¿Qué mejor argumento para
dar el paso?