La alimentación durante el embarazo y la lactancia

La alimentación durante el embarazo y la lactancia

Una
dieta equilibrada y completa durante la gestación es fundamental para el
correcto desarrollo del feto ya que durante este período los requerimientos
nutricionales aumentan.

Es
necesario partir de una aclaración:  la gestante no
debe comer por dos
, simplemente debe adecuar sus hábitos alimentarios a la
nueva etapa que se le presenta. Por ello, hay consenso médico en que una
dieta mediterránea rica en alimentos
variados y de calidad es lo más importante para asumir los nuevos
requerimientos nutricionales.
Sigue estos consejos en tu beneficio y el de tu bebé:

– Una dieta
basada en verduras, frutas y hortalizas será fundamental para conseguir niveles
apropiados de vitaminas y minerales. Se aconseja consumir a media mañana ya que
algunos alimentos, podrían causar flatulencias (gases).
-El ácido fólico o vitamina B9 es muy importante para prevenir en el feto defectos a nivel del
sistema nervioso central, podemos encontrarla en verduras, cítricos y
legumbres.
– Los alimentos
de hoja verde ricos en fibra (acelgas, judías verdes, espinacas…) junto a una
correcta hidratación te ayudarán a combatir el estreñimiento y potenciar el
tránsito intestinal.
– Hidrata
tu organismo bebiendo de 6-8 vasos de agua diarios, evita las bebidas
carbonatadas o azucaradas. Reduce el consumo de cafeína. Elimina el tabaco y el
alcohol de tu dieta.
– Consume
carne magra rica en hierro y con bajo porcentaje de grasa (conejo, pollo sin
piel, pavo…) e intenta incorporar después alimentos ricos en ácido ascórbico
(vitamina C), como podrían ser el Kiwi o la naranja ya que conseguirás aumentar
la absorción de hierro.
– Incluye
la ingesta de pescado azul, (salmón, salmonete, sardinas, atún…), frutos secos
y aceite de oliva ya que son ricos en ácidos grasos omega-3. Son alimentos que
debemos consumir con la dieta ya que nuestro organismo no es capaz de
producirlos y necesita el aporte exógeno de ácidos grasos esenciales.
– Modera
el consumo de alimentos procesados, bollería industrial, fritos o salazones.
– Consume
alimentos lácteos (leche, queso, yogures) diariamente ya que tu organismo
necesita unos niveles de calcio superiores.
– Consulta
con tu especialista si es necesario tomar algún suplemento polivitamínico
durante el embarazo.

Ana Ortega
Responsable de Enfermería
Instituto FIVIR