Capacitación espermática

Las técnicas de reproducción
asistida llevan asociadas técnicas de tratamiento seminal para la selección de
los espermatozoides de mayor calidad.

El procesamiento del semen en el
laboratorio de andrología persigue emular las condiciones que se dan de forma
fisiológica. Esto se consigue con la llamada capacitación seminal o
espermática, un tratamiento que permite, por una parte, eliminar el líquido
seminal, los espermatozoides inmóviles, las células inmaduras y muertas, y, por
otra, concentrar y seleccionar los espermatozoides con mayor movilidad que son,
en teoría, los que tienen una mayor capacidad fecundante.

Estos procedimientos pueden
realizarse durante el estudio de la pareja estéril, para orientar la técnica de
reproducción asistida más apropiada para cada caso o bien durante el propio tratamiento,
para proceder a la inseminación intrauterina o para fecundar los ovocitos
durante un proceso de fecundación in vitro o microinyección espermática.
La capacitación seminal puede
realizarse mediante dos técnicas: los gradientes de densidad o la técnica de swim-up.
Aunque se realizan según
preferencias en los diferentes centros de reproducción asistida, existe un
acuerdo generalizado en que la capacitación mediante gradientes de densidad
puede ser más útil cuando las muestras seminales contienen un número reducido
de espermatozoides y/o con escasa movilidad progresiva.
La técnica de gradientes de
densidad (Figura 1) se basa en la selección de los espermatozoides que son
capaces de atravesar líquidos de gran densidad mientras que la técnica de swim-up tiene su fundamento en que sólo
los espermatozoides de buena movilidad podrán ascender hacia el medio de
cultivo (Figura 2).
Tras realizar cualquiera de las
dos técnicas, es necesario evaluar de nuevo la muestra seminal capacitada, realizando
un recuento de los espermatozoides móviles que se han recuperado. Es lo que llamamos
REM.
En el caso de la capacitación espermática
diagnóstica, el REM es uno de los factores que va a determinar el tipo de
tratamiento que se va a aconsejar a una pareja. En el caso de parejas sin
factor femenino que contraindique la inseminación intrauterina, el punto de
corte del REM, por debajo del cual se desaconsejará este tratamiento es de 3 a
5 millones por mililitro, aunque cabe decir que cada centro debe evaluar sus
propios resultados y modificar, si procede, este límite general.

En el caso de las muestras procedentes de bancos de
semen, algunos autores consideran óptimos recuentos de espermatozoides móviles
por encima de 1.5 millones/ml en técnicas de inseminación intrauterina.



×
Ir al contenido